Oración para martes Santo

Señor Dios nuestro:

Tu Hijo, Jesucristo,

tuvo que sufrir la humillación

de ser negado y traicionado

por aquellos a quienes llamaba sus amigos.

Pero convirtió su pasión y su muerte

en instrumentos de amor y reconciliación.

Haznos como él, “personas-para-los-demás”,

que aceptemos dificultades,

incluso incomprensiones y traiciones

de nuestros mejores amigos,

y que las transformemos

en fuentes de vida y alegría

para todos los que nos rodean.

Guárdanos siempre fieles a ti y los unos a los otros.

por medio de Jesucristo nuestro Señor.