Oración a la espada del Arcángel Miguel para proteger tu hogar o negocio

Amado Arcángel San Miguel 
con el poder que Dios te ha conferido
desciende sobre mi hogar, 
sobre cada miembro de mi familia,
con la Luz y poder de Nuestro Señor 
y trae contigo la fuerza de tu Espada flamígera Azul, 
para que cortes de este lugar y de nosotros 
toda negatividad, toda cadena de negación, 
de rabia, dolor, vicios y falta de fe, 
para que de esta manera pueda entrar en mi hogar (negocio)
 la Santísima Presencia del Padre 
trayendo con ella justicia, amor, armonía, 
compresión, prosperidad y fe,
para que sea siempre Nuestro Señor con nosotros.

Amado Arcángel Miguel, 
Príncipe y Primer Arcángel del Cielo, 
vencedor, espanto y terror 
de los rebeldes espíritus infernales, 
guardián de las almas de los hombres,
ven con tu invicta Espada de Luz Azul 
y Tu ejercito de santos Ángeles 
y corta, libera y limpia este hogar de todo espíritu maligno, 
corta, libera de toda maldad, oscuridad y temor,
de todo enemigo y de todo mal enviado, 
y con tu particular protección aleja y elimina 
toda maldición, amorosa, física o económica 
para que una vez alejado lo negativo 
pueda entrar lo bueno y positivo.

Así sea.

Yo....... tomo en mi mano derecha la Espada de poder
que generosamente me presta el Arcángel san Miguel 
para cortar y liberar mi hogar y mi familia,
todo lo que tengo y soy, 
de cualquier fuerza siniestra,
de cualquier influencia o energía negativa, 
de todo lo que nos cause malestar 
inquietud, daño, dolor y sufrimiento.

Soy la poderosa Espada de relampagueante Luz Azul 
del Arcángel San Miguel que: 
corta, libera y destruye
toda situación que necesite su liberación, en especial:

(decir lo que se quiere conseguir).

Espada de fuego purificador del Arcángel san Miguel
libéranos de toda fuerza perversa y nociva, 
de toda influencia ajena, de toda vibración negativa,
de toda violencia, egoísmo, envidia, daño y peligro, 
de todo enemigo visible e invisible, 
libéranos de todo aquello que no sea bueno y positivo 
para que la suerte y la prosperidad lleguen a nosotros.

Amén.