Día de la Divina Pastora, su historia

La Virgen de la Divina Pastora es una de las Patronas más veneradas en todo el territorio Venezolano, originaria de la región de Barquisimeto, estado Lara.

Origen de la Virgen de la Divina Pastora

Esta advocación de la Virgen María tiene su origen en España, en donde hizo su primera aparición a un fraile, la divina imagen de la bellísima mujer dulce y venerada por muchos, apareció en un entorno campestre y rodeada de bellezas de la naturaleza, vestía una manta violeta y el bastón que guía al rebaño. Llena de un carácter simbólico rico en alegorías religiosas, la imagen de la Virgen quedó impregnada en aquel hombre, mismo que acudió inmediatamente a pedir en la ciudad que fuese pintada para registrar eternamente la visión que tuvo ese día.

En Venezuela, debido a la transculturización española, la imagen de la Divina Pastora vino con la llegada de los conquistadores, aunque, es necesario acotar que no existe una fecha exacta en la cual explique cuándo fue el inicio de la devoción por esta advocación.

Lo que sí es seguro es que existen anécdotas, registros, historias y documentos que hacen verídica a la imagen adorada por muchos venezolanos.

La imagen llegó principalmente a la capital de la nación, lugar que un Vicario parroquial de Barquisimeto visitó, allí nació su devoción y amor por la particular Virgen. Posteriormente hizo llegar la imagen a Barquisimeto estado Lara, sitio en donde es Patrona.

Las apariciones que son testimonio de los milagros de la Divina Pastora, son contadas por los mismos devotos que le rinden culto y amor a esta imagen divina, a continuación verá algunos de los detalles de las apariciones:

Una madre en Barquisimeto cuenta que su hija tuvo un accidente con un gancho de ropa, la niña introdujo el objeto por su tráquea y llegó a su estómago, la mujer desesperada en el proceso quirúrgico de extracción hizo oraciones a la Divina Madre para que le ayudara a su niña a vivir; de repente la imagen de la Patrona apareció con Jesús en sus brazos en su hogar como obra y gracia divina, salvando a la pequeña.

Otro testimonio, cuando un niño tragó accidentalmente una aguja, durante el ajetreo la madre desesperada gritaba el nombre de la Virgen, quien hizo su aparición inmediatamente y salvó al pequeño de cualquier posible desgracia.

En el terremoto de 1812 la imagen de la Divina Pastora quedó ilesa luego de que se derrumbaran las estructuras en donde residían la mayoría de los pobladores.