Oración a San Benito para alejar males, envidias y trabajos oscuros

Virtuoso padre San Benito,
glorioso maestro de la vida espiritual
hombre justo lleno de bondad y caridad,
fiel servidor de Jesucristo,
que hallaste consuelo y paz
en la oración, en el silencio, en el monasterio,
lleno de un espíritu invencible en la fe
e inquebrantable en la esperanza,
y un corazón pleno de amor a Dios y los hombres,
te invocamos para que nos alientes
con tu dulce y valiosa presencia
y nos concedas protección y amparo en nuestras vidas.

Tú que siempre das ayuda cuando se te invocay eres poderoso intercesor ante el trono del Altísimo,te ruego apartes de mí los peligros que me acechan,y me obtengas de Dios los favores que preciso.

San Benito, terror de los demonios,
por el poder de la Cruz
aleja de mi toda influencia maligna,
resguárdame de envidias y de los ojos que me miran mal
líbrame de malas lenguas y habladurías,
de falsedades, traiciones y egoísmos,
y de toda aquella mala persona que sin escrúpulos
me desee algún mal y pretenda atormentarme;
presérvame te ruego confiadamente,
de maleficios, brujerías y hechicerías,
corta y disuelve todo trabajo de magia
que hayan enviado sobre mi o mi familia,
destierra todo lo que perjudique nuestras vidas.

Bienaventurado San Benito,
por tu poder ilimitado sobre los poderes del mal,
pongo en tus manos mis angustias,
libérame de todo mal y malicia
protégeme y aléjame de peligros y enemigos,
en especial de esto que tanta intranquilidad me causa:

(decir lo que se quiere conseguir).

¡Oh glorioso San Benito,
que venciste al demonio y triunfaste de sus engaños!
protege de un modo especial
a cuantos nos ponemos con filial cariño bajo tu amparo,
consíguenos lo que con fe pedimos en esta oración
y danos tu especial cuidado y defensa en esta vida,
guíanos para que sepamos practicar tus enseñanzas
e inspíranos amor y caridad para con el prójimo.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Así sea.

San Benito, ruega por nosotros,
y que tu bendición siempre nos acompañe.